Trabajos publicados

Trabajos publicados

28 sept. 2016

Polyommatus bellargus. El más azul de los machos.


Entre las mariposas que vuelan en Asturias, el macho de la Polyommatus bellargus (Rottemburg, 1775) destaca por su intenso color azul brillante, por lo que se ha convertido en una de mis especies favoritas (creo que acabo diciendo siempre lo mismo...), pero no puedo dejar de fotografiarlo siempre que me encuentro con él, cosa que no es difícil por el entorno de los Picos de Europa, mi lugar preferido para ir detrás de ellas. 

Con las alas cerradas puede parecerse a otras especies de licénidos, pero podremos identificar a esta mariposa por las fimbrias ajedrezadas de sus alas y por la presencia de uno o dos puntos negros en la celda del reverso de sus alas anteriores, según vemos en la siguiente imagen.


A esta mariposa podemos verla volar entre mayo y octubre, principalmente en praderías de zonas calizas.  A estas alturas del año empiezan a nacer los ejemplares de la segunda generación, de ahí su perfecto estado de conservación.


Cuando el macho abre sus alas, su intenso color azul brillante sobresaldrá como un fuerte punto de luz. No es una mariposa asustadiza y nos dejará acercarnos lo suficiente para fotografiarla. Sus alas se rematan por "fimbrias ajedrezadas" muy marcadas, donde se combina el blanco y el negro que hace de separador.


En ocasiones podemos verla libando las sales de los bebederos o zonas embarradas.


En otras ocasiones la veremos posarse sobre ricas plantas como esta viborera.


Las mariposas también tienen sus nombres comunes, cosa que personalmente no me gusta nada ya que suelen ser de lo más cursi. A la Polyommatus bellargus se la conoce como "Niña azul", pero en este caso debería de ser "Niño" ya que la hembra es totalmente diferente en el anverso de las alas (dimorfismo sexual). Los británicos y los franceses la conocen como Adonis blue. 


En esta dos imágenes podemos ver bien la diferencia de tamaño con las pequeñas Cupido argiades que estaban a lo suyo y no pararon hasta que lo echaron de la hoja.


En este caso el macho de P. bellargus superaba los 3 cm. mientras que la hembra de la Cupido argiades (abajo, cerrada) no alcanzaba ni la mitad de su envergadura.



La hembra de la Polyommatus bellargus (alas abiertas) es totalmente diferente, normalmente tiene el fondo marrón y bordes con lúnulas anaranjadas. La base puede contener reflejos azules o incluso ser totalmente azulada (forma ceronus).



Hembra de Polyommatus bellargus (f. ceronus Esper, 1793).



Como ocurre con otros licénidos, esta mariposa tiene un pacto con las hormigas... Las orugas de la bellargus, que se alimentan de leguminosas, pasan el invierno cerca de hormigueros del género Myrmica, Tapinoma o Lasius. Las hormigas protegen a las orugas de parásitos a cambio de conseguir una sustancia dulce que éstas segregan.

Espero que la encontréis, aún estamos a tiempo.

11 sept. 2016

Lampides boeticus. Una pareja muy cariñosa.

Aprovechando el buen tiempo que aún tenemos por estas tierras norteñas, me acerqué de nuevo al Monte Deva de Gijón sin esperar nada extraordinario, ir por ir a disfrutar de una mañana de verano lejos del agobio de la ciudad. A pesar de la cercanía a Gijón, el Monte Deva es un lugar precioso, donde se puede pasear tranquilamente a través de sus numerosos senderos.

Cuando no esperas nada es cuándo la sorpresa está a la vuelta de la esquina y por ello aún es mucho más agradable. Si te empecinas en ir a buscar una especie concreta y no la encuentras te obcecarás y te perderás cien detalles que tus ojos, ya acostumbrados a lo pequeño, serán capaces de detectar sin mayor esfuerzo.

Pero en este caso, no fueron los ojos los que me avisaron, sino unas inusuales "cosquillas" en una mano mientras estaba liada con otra especie. Gracias a que no las espanté (pensando que fuera una araña u otro bicho de los que no me gustan como las indeseables garrapatas) me dio tiempo a enfocar a esta guapa pareja de Lampides boeticus.


Así permanecieron largo tiempo con las alas abiertas, a la izquierda el macho y a la derecha la hembra, de tamaño un poco mayor y ligeramente más oscura.


Mariposilla muy común, vuela en todo tipo de biotopos, desde la costa hasta las altas montañas, por lo que podréis verla con facilidad entre los meses de mayo y noviembre, siendo una de las especies que mayor tiempo viven en varias generaciones y a la que se unen ejemplares migradores.


Tiene un tamaño en torno a los 3 cm y ambos sexos tienen dos pequeñas colas en las alas posteriores y dos bellos ocelos azulados, enmarcados por una mancha naranja, que imitan una lánguida mirada.


Con las alas cerradas tienen una apariencia similar y en la unión de las alas con el cuerpo aparecen una salpicaduras metálicas de color azulado que completa la belleza de esta elegante mariposa.

Después de dejar mi mano, se pusieron a cumplir la misión para la que nacieron y así permanecieron más de una hora, hasta que volaron sin separarse para buscar mayor intimidad...


Espero que algún día podáis vivir la misma experiencia sensorial... (las cosquillas de la mano, quiero decir...)

Abrazo para todos.

4 sept. 2016

Melitaea phoebe, la mariposa de ojos azules.

De las ocho mariposas del género Melitaea que vuelan en Asturias, la que más me ha llamado la atención es la común Melitaea phoebe y no porque el resto no sean igual de bellas, sino por el increíble color azul de sus ojos. 

Me encontré con este precioso ejemplar una mañana soleada de agosto en el Monte Deva de Gijón. Revoloteaba apaciblemente por una pequeña pradera con altas gramíneas que, afortunadamente, no había sido segada y donde también había gencianas llenas de huevos de la escasa Maculinea alcon.


Los ojos compuestos de las mariposas están formados por multitud de pequeños "ojos" llamados omatidios. Cada una de estas auténticas obras de ingeniería apuntan a una dirección, cubriendo entre todos ellos el campo visual que la mariposa necesita.


Utilizo un tele para fotografiarlas, me resulta mucho más cómodo ya que me permite acercarme a ellas sin asustarlas. No conseguiremos la precisión de un macro, pero será suficiente y no desesperaremos.

Con las alas abiertas, esta mariposa de la familia Nymphalidae presenta manchas anaranjadas sobre fondo oscuro que cubren la totalidad de sus alas, rematadas por un fino festón blanco pero, cuando las cierra, su aspecto es mucho más llamativo convirtiéndose el fondo en blanco adornado por dibujos naranjas enmarcados por líneas negras como vemos en la foto anterior. 

El aspecto leonado del anverso de las alas es muy similar a otras especies del género Melitaea pero, si afinamos la vista, podremos identificarla gracias a la mancha alargada que aparece en las alas anteriores. 



Podremos verla desde inicios de mayo hasta finales de agosto, desde el nivel del mar hasta los 1400 metros de altitud, por lo que nos resultará fácil de encontrar, principalmente en zonas de praderías.



Otra curiosidad que con el tiempo vas comprobando, es que a esta especie le gusta juguetear con las ramas de las plantas y es fácil pillarlas en varias posiciones... ¡una maravilla!.


Aquí parecía que me estaba viendo claramente, pero no se asustó y siguió con su actividad largo rato, pero sin perderme de vista...


Ella ya sabría que estaba al final de sus días, por eso me dejó que la inmortalizara. No puedo evitar un sentimiento de pena, me gustaría que vivieran todo el año...


No sé bien qué me pasó con esta mariposilla, pero al día siguiente volví al mismo lugar y aún seguía por la zona... tal vez este tiempo loco la ayude a vivir unos días más de septiembre.


Si bien lo mejor, para entendernos todos, es utilizar su nombre científico comúnmente en España se la conoce como Doncella mayor, mientras que los ingleses las llaman Knapweed fritillary y los franceses Mélitée des centaurées o Grand damier. Vive en el norte de África (Marruecos y Argelia) y en gran parte de Europa, con excepción del norte del Reino Unido, Alemania y Escandinavia.


Ella ya habrá cumplido su misión depositando sus pequeños y verdes huevos sobre las plantas del género Centaurea (familia Asteraceae) y Plantago (familia Plantaginaceae). Estas plantas serán las que servirán de alimento a las futuras orugas, las cuales pasarán en este estadio todo el invierno antes de crisalidar la próxima primavera, siempre y cuando no arrasemos las plantas donde ha puesto sus frágiles huevos.

¡Esperemos poder encontrarnos con sus hijos la próxima primavera!.

28 ago. 2016

Arethusa arethusa la mariposa de finales del verano.

La Arethusa arethusa es una mariposa difícil de localizar en Asturias ya que habita en colonias aisladas, dispersas por nuestra geografía, desde el nivel del mar hasta zonas montañosas y principalmente en lugares ocupados por el brezal-tojal atlántico o en praderas con altas plantas de gramíneas.


Como todos los retos, no será fácil dar con ella así que primeramente deberemos localizar las zonas favorables donde iremos a buscarla. En este caso se trata un brezas-tojal atlántico con suelo turberoso. Estos maravillosos espacios, ocupados por brezos de diferentes especies, tojos y un sin fin de flores, serán la casa escogida por esta mariposa que solamente podremos ver en agosto.


La gran variedad de colorido que presentaba el brezal-tojal donde la encontré, dificulta aún más su localización si está posada, ya que tiene una gran facilidad para mimetizarse como vemos en las siguientes imágenes.


Casi imposible distinguirla cuando decide camuflarse


En ocasiones adopta, con las alas cerradas, una forma estirada, no pareciéndose en nada a las imágenes iniciales.


Aquí parece un insecto corrientucho, descolorido y sin ningún atractivo especial... habrá que tener paciencia y esperar a que inicie el vuelo, entonces no será difícil de seguir y si no la asustamos se posará en alguna flor y podremos ver su auténtica belleza.


Por fin se posó y poco a poco cogió confianza...mostrándose así de guapa.




El sol tardó en salir entre una densa niebla, pero en el mismo momento que lo hizo empezó a abrir sus alas para alimentarse de la energía imprescindible que necesita para volar.


Y así estuvo unos minutos hasta que otros ejemplares de la misma especie empezaron a revolotear a su lado y con ellas se fue, muy probablemente, buscando pareja.


En este caso, las hembras ponen los huevos en vuelo, dejándolos caer sobre gramíneas como las que vemos en la foto. Las futuras orugas se alimentarán de estas plantas y vivirán en este estadio durante todo el invierno, antes de convertirse en crisálida y emerger como mariposa a finales de julio o inicios de agosto. Su vida como imago es muy breve por lo que tendrá muy poco tiempo para reproducirse. De nosotros dependerá que esas gramíneas, donde deposita sus huevos, no sean cortadas ni maltratadas y no las veamos como simples hierbas, sino como la casa necesaria de la futura mariposa.


Saludos de mi "ayudante de campo favorito"; se acostumbró a ir despacio delante de mi para que las mariposas se levanten y pueda verlas con mayor facilidad... :) En cuanto me ve coger la cámara ladra como un loco para que lo lleve "de mariposas", se está convirtiendo en todo un "friky-mariposero".

¡Salud para seguir disfrutando¡

21 ago. 2016

Iphiclides podalirius y Papilio machaon compartiendo espacio. Las mariposas más grandes de Asturias.

Puedes pasarte días y días buscando a uno de estas bellísimas mariposas de la familia de las Papilonidae y no encontrarlas por mucho tiempo que le dediques, pero puede haber un día que, sin esperarlo, aparezcan volando en la distancia como si de un ave se tratara.

Aunque ya las había visto en otras ocasiones, tuve la suerte de encontrar a dos especies diferentes juntas y eso no es corriente, por lo que disfruté cual chiquilla en una mañana libre de verano. 

La Iphiclides podalirius y la Papilio machaon, son las mariposas de mayor tamaño que vuelan en Asturias, pudiendo llegar a alcanzar los 8 cm de envergadura.


Si en alguna ocasión os encontráis con ellas no pasarán desapercibidas y muy probablemente no podréis olvidar el encuentro, al menos eso me pasa a mí, por muchas veces que las vea no podré dejar de fotografiar a estos asombrosos insectos.

En esta ocasión, extraordinariamente, aparecieron varios ejemplares de las dos especies en un reborde de un camino pedregoso del concejo de Amieva, situado sobre los 500 metros de altitud. Parece que les gustó el lugar soleado, con rocas calizas, orientado al oeste y protegido de los vientos. Allí estaban disfrutando apaciblemente, sin asustarse de mi presencia, por lo que tuve la oportunidad de fotografiarlas libando las flores de la Centranthus lecoqii (endémica de la Península Ibérica y del sur de Francia) que tanto les gusta. 

Podremos verlas volar entre los meses de abril y finales de agosto, en dos generaciones que presentan ligeras diferencias de colorido. La Iphiclides podalirius vuela en zonas del interior de la región, aunque es rara, mientras que su compañera de especie, la Papilio machaon vive desde la costa hasta las altas montañas, siendo igualmente escasa. Ambas especies huyen de los lugares contaminados y masificados, son listas.


Iphiclides podalirius


La comúnmente conocida como Podalirios presenta un fondo blanco con grandes bandas negras que la hacen inconfundible. 




Sus antenas finalizan en forma de maza, al igual que ocurre con todas las mariposas diurnas, clasificadas a efectos prácticos como "Ropalóceros", frente a la mariposas nocturnas que se conocen como "Heteróceros".


Las alas posteriores de la Podalirios contienen dos grandes ocelos de tonalidad azul, bordeados por una banda anaranjada que se asemejan a "ojos" para asustar a sus depredadores. Dos largas colas rematan las alas.


Los "ojos" de esta gran mariposa se encuentran bordeados por una especie de cielo azul oscuro, adornado por fuegos artificiales ... auténtica obra de arte conseguida con simples escamas...

Papilio machaon


La Papilio machaon es una de las mariposas más llamativas de Europa, donde está en regresión debido a la presión humana y al uso de pesticidas en los campos. Se diferencia de la Podalirios en que su fondo es de color amarillento y carece de las bandas negras, que en este caso son sustituidas por dibujos más complejos e irregulares. 


Los machos de esta especie, un poco más pequeños que las hembras, tienen la rara costumbre de juntarse en las cumbres de las colinas o montañas, comportamiento llamado hilltopping, relacionado con la reproducción. ¡Ver este fenómeno tiene que ser toda una experiencia!.


En esta imagen se distingue el cuerpo de color claro, atravesado por una línea negra, lo que nos quiere decir que este ejemplar pertenece a la segunda generación.


El remate de las alas posteriores de la Macaón es menos espectacular que el de la Podalirios, si bien consta de ocelos intimidadores y dos colitas, mucho más discretas que las de su compañera de familia.

Espero que podáis encontraros con ellas, es cuestión de suerte, aún queda un poco de tiempo para poder disfrutar de su presencia. Si todos conociéramos su frágil vida, seguro que aprenderíamos a respetar y cuidar el medio ambiente que necesitan para poder completar su ciclo. A esta alturas los ejemplares de las fotos ya se habrán apareado, las hembras habrán puesto los huevos en sus plantas nutricias, esperando que nadie las corte o las cubra de pesticidas... Solo entonces podrán conseguir oclosionar, convertirse en orugas, crisalidar y por fin volver a salir en forma de mariposa... ¡Todo un milagro que lo consigan!.

Feliz verano


10 ago. 2016

Polyommatus coridon. Chalkhill Blue. Argus bleu-nacré. Una mariposa muy atrevida...

La mariposa Polyommatus coridon (Poda, 1761), podremos verla con mucha facilidad en Asturias en zonas montañosas con predominio de rocas calizas. En el concejo de Llanes, donde esta roca es la dominante, puede llegar incluso a primera línea de costa. Vuela entre junio y septiembre, si bien es en agosto cuando alcanza su máximo de vuelo. Algunos entomólogos consideran  que en Asturias vuela la subespecie llamada Polyommatus coridon asturiensis.

Pertenece a la familia Lycaenidae cuyas especies se caracteriza por su pequeño tamaño, predominio de los colores azules y anaranjados y con diferencia entre machos y hembras (dimorfismo sexual).


Tiene un tamaño que ronda los 3 cm y, como podemos ver en la foto superior, el macho presenta un color azul claro inconfundible con las alas abiertas, mientras que la hembra presenta una tonalidad pardosa, si bien en ocasiones pueden aparecen también hembras con el reverso azul.


Seguramente, muchos de vosotros, os habréis encontrado con un montón de pequeñas mariposas que vuelan a vuestro paso por lugares donde hay agua, barro o incluso excrementos. A estos pequeños y hermosos seres les encanta concentrarse para libar todas juntas y es todo un espectáculo encontrarse con ellas.


Desconozco el motivo pero en esas concentraciones, los machos son mucho más numerosos que las hembras y en ocasiones otras especies vienen a compartir el festín.


Estos pequeños y simpáticos licénidos suelen ser muy curiosos y poco asustadizos, en la foto podemos ver a un macho investigando mi bastón y luego se posó largo tiempo sobre mi brazo haciéndome cosquillas durante largo tiempo... supongo que le gustó la crema protectora...


Ahí lo tenéis probando sabores desconocidos...


Se paseó con total confianza entre el hombro y la mano, probando y probando... ¡quién pudiera haberle regalado larga vida a esta preciosidad!.


Como os contaba, por el oriente de Asturias es muy común  (también en la Cordillera Cantábrica y en las sierras interiores como la del Aramo, Sobia, Sueve y Cuera) y será raro que si vais en busca de ella no la indentifiquéis inmediatamente.


Es también fácil encontrarlas en momentos de intimidad... donde podremos distinguir muy bien el macho de la hembra, que en el caso de esta especie es de menor tamaño y de tonalidad arenosa.


Cuando están en plena acción, si algo las asustara, volarán unidas sin separarse en ningún momento.

Para mi, son una de las mariposas que tienen una cara más entrañable con esos grandes ojos compuestos, una especie de nariz respingona y esas bellas antenas que como en todas las mariposas diurnas finalizan en forma de maza.


Aquí vemos a la hembra poniendo los huevos sobre una de sus plantas nutricias, Hippocrepis comosa, muy común en los prados pedregosos de calizas y margas. Las futuras orugas se alimentarán de esta planta antes de convertirse en crisálida y emerger en la próxima primavera.

¡Salud para poder seguir disfrutando de estas bellezas!