9 ene. 2018

Mariposas de Asturias "adivina, adivinanza"

Aunque con retraso, no quiero dejar de felicitaros este nuevo año, desearos lo mejor y sobre todo que no dejemos de compartir toda la belleza que nos une.

Entre esas bellezas de nuestra naturaleza, sin duda para mi, son las mariposas las que ocupan uno de esos lugares privilegiados. Ordenando un poco los archivos hice una pequeña selección para que si tenéis tiempo y ganas, en alguna tarde de invierno, os entretengáis en ponerles nombre. 

Ahí van, sin orden ni concierto... espero que las disfrutéis.

Salud para todos.

01  


02


03


04


05


06


07


08


09


10


11


12


13


14


15


16


17



18


19


20


21


22


23


24


25

Nuestra existencia no es más que un cortocircuito de luz entre dos eternidades de oscuridad. V. Nabokov


10 dic. 2017

Un lugar muy especial. Concejo de Amieva. Asturias.

Existe un lugar muy especial, escondido entre los pliegues montañosos del concejo de Amieva que para mi estará siempre esperando en mi memoria para volver a ser sentido.. Cuando la rutinaria vida de la ciudad se hace penosa, no dudo nunca en volver una y mil veces porque sé que aunque llueva, aunque la niebla quiera esconder hasta la más pequeña hierba, esa sensación me hará viajar a otro mundo.

6 de diciembre de 2017


Da igual la estación del año que sea, pero cuando por fin llegan las primeras nevadas aún es todo más hermoso.

14 de agosto de 2017

A este punto geográfico -la cumbre de una collada que separa dos pequeños pueblos de montaña- habría que llegar con los ojos tapados y entonces se abrirá ante nosotros uno de esos paisajes deslumbrantes que cambiará con cada estación del año.


A la izquierda de la imagen podemos ver las estribaciones de la sierra de Amieva, en el centro el macizo del Cornión o macizo occidental de los Picos de Europa, a la derecha en primer plano los montes de Valleyes del Cabezu y del Requexu, junto con la subida a Ordes y Baenu, mientras que tras ellos destacan las cumbres totalmente nevadas del Picu Cabroneru (2000 m.) y la de Valdepino (1745 m.) que forman parte del denominado Precornión, unidad geomorfológica entre los ríos Sella y Dobra y a nuestros pies las verdes praderías del pueblo de Amieva que aún siguen siendo ricos pastos para el ganado, antes de que las nieves los cubran en su totalidad.


Desde este punto de observación, la sierra de Amieva, con sus cumbres del Primiellu y los Redondos que superan los 1000 m.s.n.m. parecen unirse al Corníón, si bien se encuentra separada del mismo por el estrecho abismo ocupado por el cauce del purísimo rio Dobra, el cual transcurre tras la sierra de Amieva excavando una hoz estrechísima y vertical, accesible tan solo para los más valientes.


Las verticales paredes calizas del Corníón, durante los veranos presentan verdes alfombras de rica hierba apenas ya utilizada por los ganaderos que siguen llevando sus reses a estos dificilísimos enclaves, siendo uno de ellos mi amigo Narciso Llanes Redondo, el mítico pastor de Ozania, el cual es el principal conocedor de la zona y auténtico montañero de élite, siempre dispuesto a ayudar cuando se pierden por estas verticalidades animales o personas.


Entre todas las cumbres del Cornión, mi favorita es la torre de la Cabra Blanca, con su vertical pared oeste que hace las veces de espejo para reflejar los últimos rayos del sol. A su izquierda aparecen los Traviesos y a su derecha el Diente.


Y no menos bellos, a la izquierda de nuestro punto de mira, sobresalen las cumbres del Picu Cabroneru, vigía de la Senda del Arcediano y al oeste la de Valdepinu; ambos recogen en sus laderas ancestrales asentamientos pastoriles rodeados de riquezas naturales de primer orden.


Y cerrando el círculo, hacia el W aparecen los montes del vecino concejo de Ponga, igualmente espectacular y declarado en su totalidad Parque Natural. Aunque la borrasca ya se iba acercando y la luz era más débil, la cumbre del Recuencu -que desde esta latitud se asemeja a una pirámide- no quiso dejar de salir en la foto para mostrar igualmente su belleza que nos sorprenderá por lo cambiante de sus diferentes caras.


No hizo falta ir más lejos, mejor quedarse horas contemplando la evolución de la luz y no perderse este espectáculo. Cuando regresé, ya era otra... como dice la canción, en esta tierra "poco a poco resucito".




Nos veremos en el monte... Feliz cambio de estación.


1 nov. 2017

Rosalia alpina en la Vega Pociellu. (Parque Natural de Redes).

Como siempre que el trabajo me deja un respiro para corretear por los montes, un buen amigo y yo nos acercamos hasta la Vega Pociellu -concejo de Caso- con la esperanza de encontrar alguna nueva mariposilla para la colección fotográfica pero fracasamos rotu.ndamente... ¡No se que ha pasado esta temporada, nunca he visto menos cantidad! ¡será el maldito cambio climático!... Esperemos que nuestros amigos entomólogos  puedan darnos una explicación esperanzadora...

A pesar del fracaso, esta bellísima vega intramontana integrada en el Parque Natural de Redes, nos regaló un día inolvidable y es rara la vez que no aparece algo sorprendente.

En esta ocasión, para compensar la falta de mariposas, apareció la rarísima Rosalia alpina (Linnaeus, 1758), reconocido como el coleóptero más bello de la naturaleza y protegido por la legislación medioambiental -considerado como Vulnerable- y cuyo mayor enemigo es el ser "humano".


Pertenece a la familia de los Cerambicidae y es típica de los hayedos donde sus larvas taladran la madera de los troncos secos, motivo por el cual debemos de dar gran importancia a la conservación de esos árboles que ya no están vivos pero que son imprescindibles para el desarrollo de este interesantísimo escarabajo. Sin la madera seca esta rareza no podría subsistir.



Aunque es casi imposible verlo fuera de los hayedos en ocasiones puede encontrarse sobre los árboles secos que los campesinos transportan hasta las poblaciones cercanas, o desorientados, como en esta ocasión, fuera del bosque. Esta es la tercera que puedo verlo fuera de su hábitat. Esperemos haberlo salvado, llevándolo de nuevo a su casa.


Tiene un tamaño entre 1,5 y 3,5 cm de longitud y sus élitros se encuentran cubiertos por unos pelillos azulados donde destacan dos grandes manchas negras centrales con otras de menor tamaño en sus extremos.


Sus antenas son de gran tamaño pudiendo llegar a medir el doble que el cuerpo de los machos, mientras que en las hembras tienen una longitud similar a su cuerpo.


Imágenes de la Vega Pociello bordeada de grandes hayedos.


Antiguas cabañas pastoriles de la vega.



Tras la impresionante curva geomorfológica, dibujada por la sierra del Cantu del Osu que separa Brañagallones de la Vega Pociellu, se esconde el hayedo de Fabucao, uno de los bosques de mayor extensión del Parque Natural de Redes.


Este bosque, surcado por senda de fácil recorrido que parte de la majada de L´Ablanosa, presenta grandes ejemplares de hayas Fagus sylvatica. 











Cuando veamos troncos caídos no podemos pensar que el hayedo está descuidado, sino que estamos respetando el hábitat de la Rosalia alpina entre otros muchos habitantes del bosque.


En otras regiones europeas, la Rosalia alpina es muy conocida y valorada, incluso su imagen se utiliza en la impresión de sellos y logos publicitarios de espacios naturales. 




Os deseo un otoño lleno de buenas experiencias.



Parte de un antiguo anuncio publicitario de Almacenes Al Pelayo que se conserva en la medianera de una casa de El Campu, capital del concejo de Caso.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...